EL LIBRO DE LAS MUJERES

LA TIERRA Y LA MUJER (Gabriela Mistral)

Mientras tiene luz el mundo 
y despierto está mi niño, 
por encima de su cara, 
todo es un hacerse guiños. 
Guiños le hace la alameda 
con sus dedos amarillos, 
y tras de ella vienen nubes 
en piruetas de cabritos… 
La cigarra, al mediodía, 
con el frote le hace guiño, 
y la maña de la brisa 
guiña con su pañalito.

Al venir la noche hace 
guiño socarrón el grillo, 
y en saliendo las estrellas, 
me le harán sus santos guiños… 

Yo le digo a la otra Madre, 
a la llena de caminos: 
“¡Haz que duerma tu pequeño 
para que se duerma el mío!”. 
Y la muy consentidora, 
la rayada de caminos, 
me contesta: « ¡Duerme al tuyo 
para que se duerma el mío!».

 

Y llegó otro día importante para celebrar: El día de la Mujer.

Desde el ciclo, se decidió realizar un gran libro (y no sólo por el contenido, sino también por el tamaño) sobre mujeres.

Primera parte: “LA MUJER DE MI VIDA”.

Para ello, y con ayuda de las familias, fueron elaborando unas fichas, que volvían a la clase para ser vividas y compartidas.

¿Desde dónde? Desde el sillón de las cosas importantes. Todos y cada uno de mis niños y niñas, se sentaban y nos contaban quienes eran las mujeres de sus vidas. Y fue así como fueron entrando: abuelas, titas, primas, mamás…

Cuando terminamos, se realizó una exposición en el patio con todos los libros del ciclo. 6 libros que pudieron ser vistos por los familiares.

Segunda parte: “MUJERES PARA LA HISTORIA”

Una mañana, y mientras desde el ciclo, preparábamos la segunda parte del libro sobre las mujeres, Irene Prieto se me acercó y me dijo que tenía que contar algo importante a la clase. Así que se sentó en el sillón y dijo que iba a ir un día al campo para correr.

Enseguida llegaron sus comentarios y pude comprobar que a mis niños y niñas les gustaba correr… ¡y mucho!.

Por ello, les propuse organizar una carrera, y para ello utilizamos nuestro cartel de “Toma de decisiones”   y después de mucho hablar, encontramos la mejor solución: Ir al Estadio Iberoamericano de Atletismo de Huelva para hacer carreras.

En ese momento pensé que estaría muy bien encontrar una viñeta de Tonucci. Y recurrí al libro “Con ojos de niña” de Amparo Tomé y Francesco Tonucci.

“Oye Marina, pero las princesas siempre tienen que ser rescatadas por un príncipe que las salve de los peligros. Yo ya no quiero ser más una princesa, quiero ser una reina. Las reinas decidimos por nosotras mismas y no necesitamos que nos salven”.

(Texto sacado del libro: “Con ojos de niña” de Amparo Tomé y Francesco Tonucci en el capitulo: La ruta de los cuentos y la moraleja)

La viñeta que elegí fue la siguiente.

Entró acompañada de un dorsal, porque la mujer que elegí yo para presentarla al grupo, como una de las mujeres importantes en la historia del deporte, fue Kathrine Switzer la primera mujer en correr una maratón con dorsal. Lo hizo en la Maratón de Boston en 1967, después de lograr inscribirse como KV Switzer, y salir de la meta con el dorsal 261.

Mientras veíamos en nuestra pizarra digital, las impactantes fotos de esta deportista que dieron la vuelta al mundo, hablamos de todo: porque no la dejaban correr como a los chicos, porque un señor la quiso apartar de su carrera, como pudo conseguir el dorsal….

A raíz de esto, les propuse que ellos y ellas, con la ayuda de sus familias, buscaran otras mujeres que se hicieron famosas por algo que hicieron. Y también desde el ciclo, se hicieron unas fichas que se llevaron a casa.

Y volvieron a entrar esas fichas. Y ellos y ellas volvieron a sentarse en el sillón, y nos fueron explicando quienes eran las mujeres elegidas.

Mientras que entraban todas estas mujeres de la mano de mis niños y niñas, les leí el cuento:¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?

“Nosotras no queremos ser princesas. Queremos viajar, jugar, correr y brincar. Y vestir de rojo, de verde o de violeta. Y no somos flores.¡SOMOS NIÑAS!

(Texto sacado del cuento: “¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa? “ Raquel Díaz Reguera)

Y un día en nuestro sillón, apareció esto.

La preciosa canción de Ana Belén “Amigas”, que pasó a formar parte de nuestro libro de canciones.

Se acercaba el momento de realizar nuestra salida al Estadio. Pero antes, decidimos en clase que nos teníamos que poner para correr: gorra, pantalón cómodo, camiseta, zapatillas, y… ¡un dorsal!

¡No podíamos correr sin un dorsal!

Con los números por delante, del 1 al 26, fueron eligiendo su número preferido para el dorsal que llevarían.

¡Por fin llegó el día tan esperado!

 Nos recibieron muy bien en la puerta del Estadio.

A continuación y con la ayuda de las familias, nos preparamos para retirar nuestros dorsales.

Pusieron, en unos cuadros que se habían preparado, su nombre, su número de dorsal… y listo ¡dorsales puestos!

Hicimos muchos juegos, fuera y dentro del Estadio. 

Y nos dimos cuenta que tanto los niños como las niñas, podíamos correr, y que lo hacíamos igual de bien.… Nosotros y nosotras, lo hicimos sin competiciones, correr por correr.

Cuando llegamos a clase, nuestra viñeta salió al pasillo.

Pero yo todavía, les tenía preparada una sorpresa más y pensé que estaría muy bien poner punto y final a todas estas actividades con una mujer y con yoga.

Y es que el yoga desde el curso pasado, está muy presente en la clase y a mis niños y niñas les encanta.

Carmen se prestó enseguida a esta idea, y preparó para mis niños y niñas  una clase muy especial.

Terminamos nuestro libro. Y así nos quedo…

Pero vi un poco injusto que las familias no pudieran disfrutar del libro terminado, así que poco a poco se lo llevan a casa.

El primer afortunado que se lo llevó a casa, lo saqué yo al azar. Los siguientes no.

Seguimos esta rutina:

Después de tenerlo en casa 2 días, vuelve a clase y hacemos lo siguiente:

Vuelven a contarnos quién es la mujer de su vida y la mujer de la historia elegida. A continuación deciden quién se lo lleva. Si es un chico, tiene que elegir a una chica. Y si es una chica tiene que elegir a un chico. La pregunta es muy fácil: ¿Quieres llevarte a casa el libro de las mujeres?

A estas alturas, todavía el libro sigue visitando las casas.

“A todas ellas las conozco. Y como reflejada en un cristal de aumento, en todas me miro y por todas siento devoción”

Anuncios

INVIERNO Y PUNTO

“Una mañana se despertó. Ya era tiempo, tiempo de crecimiento interno, de creación, de búsquedas, de encuentros, de abrazos, de festejos y meriendas. Es que el amor, ¡mueve montañas!”

(Texto del cuento: “El invierno” de la autora argentina Claudia Degliuomini)

Llegó el invierno. Y con él llegó la preciosa poesía de Juan Ramón Jiménez “Canción de invierno”.

Esos pájaros que con tanto afán buscaba Juan Ramón, se fueron posando en las fichas que fueron haciendo mis niños y niñas con unas plumitas muy, muy suaves…

Y fuimos notando el frío… nuestra columna, al igual que sus caritas por la mañana, también acusaba la llegada del invierno.

¡May ven, toca la columna… está muy fría!

¡No se podía hacer otra cosa más que abrigarla! Así que lleve a clase una preciosa bufanda de lana que me habían traído los Reyes Magos.

Pero con la bufanda también llegó esto.

Estos ovillos de lana nos sirvieron para realizar la portada de nuestras actividades sobre el invierno. Porque con trocitos de lana, fueron realizando dibujos que recordaban el invierno.

Y esos ovillos, me recordaron una preciosa canción de Vanesa Martín “Complicidad” que en su estribillo dice: “… como hacemos un ovillo, con todo lo que tenemos”.

 Fue más que aceptada, convirtiéndose en una de las canciones de este invierno y por eso pasó a formar parte de nuestro libro “Nuestra Banda sonora”, donde vamos recopilando todas las canciones, llevadas a clase por mi ó por los niños y niñas, durante todo el curso.

Enseguida empezaron a animarse, y fueron entrando las bufandas para la columna…

¡Hasta 28 bufandas!

Celebramos enormemente que nuestra columna ya no estaba fría.

Y en nuestra ficha ¡la columna está calentita!, recordamos todo lo vivido…

Por eso, y entre otras cosas, contaron las bufandas y buscaron la suya.

Pensaron que bufanda les había gustado más y pusieron el nombre del compañero ó compañera que la había llevado a clase… Y como en compañía de amigos y amigas, aprendemos más y nos lo pasamos mejor, pedían ayuda para escribir su nombre.

Además de las bufandas, también decidimos llevar a clase mantitas para estar calentitos y calentitas. ¿Os podéis imaginar lo a gusto que se está con un buen cuento en las manos, calentitos y en buena compañía?

¡Hasta le buscaron un sitio para guardarlas!

…después de doblarlas… ¡claro!

Buscamos en nuestra casita de los cuentos, y encontramos 4 cuentos que nos hablaban del invierno.

Los volvimos a leer. Pero se pensó que sería muy chulo tener más cuentos en clase… ¿Hasta 10? ¡¡¡Siiiiiii, hasta 10!!!

Así que nos pusimos manos a la obra, y los 2 encargados de los mandaitos esa semana, junto a 2 amigos y amigas, elegidos por ellos, recorrieron todas las clases de Infantil para pedir prestados cuentos sobre el invierno.

Cada día iban a una clase y los cuentos fueron entrando.

¿Lo conseguiríamos? ¡Pues claro que si!

¡Ah! Casi se me olvida. Para cuidar bien de esos cuentos que nos habían prestado, llegó a clase un perrito de color azul, que enseguida le pusieron un nombre… Azulito

Rápidamente lo relacionaron con el caballo azul de Eric Carle y no me quedó más remedio que volver a releer algunos de los cuentos  de este escritor que tanto nos gustaba y que sigue formando parte de nuestra biblioteca de clase.

Ya conocíamos al pintor Arcimboldo del otoño, así que decidí continuar con él en invierno. Busqué un rincón apropiado en las paredes de la clase y preparé esto para mis niños y niñas.

Mientras se iban pasando de mano en mano la lámina del invierno, hablaron y hablaron de lo que veían: un hombre viejo, tiene ramas, está triste… tiene naranjas y limones… ellos y ellas se reían. Yo los escuchaba.

Cuando terminaron les saqué una caja con algunas de las cosas que aparecían en el cuadro.

Y otra vez los comentarios. Esta  vez Manuel nos contó que él tomaba muchas naranjas porque tenían mucha vitamina C y así no se resfriaba en invierno.

Cuando se escucha de verdad a los niños y a las niñas, y se tienen en cuenta sus conocimientos y sus enseñanzas, todo fluye.

Por esta razón, decidí comenzar con una serie de actividades bajo el titulo “Mi clase huele a naranja” (en homenaje a la excelente maestra Mari Carmen Díez Navarro y a su libro “Mi escuela sabe a naranja”)

Ya que Manuel nos habló de lo importante que era comer naranjas, decidimos invitar al papá de Tito, que es médico, para que nos informase más sobre este tema.

Y ya de camino nos echó un vistacito para ver como andaban nuestros resfriados.

Ese mismo día, mis niños y niñas comprobaron lo ricas que están las naranjas… claro que antes había que pelarlas.

¿No pensaréis que tiramos las cáscaras de las naranjas, verdad?

¡Hicieron unas composiciones espectaculares con ellas!

Y entre naranja y naranja, una nueva propuesta: hacer caretas con los elementos del cuadro de Arcimboldo.

En clase, prepararon su bolsa de papel para llevarse su careta a casa, donde tendrían que realizar con elementos de la naturaleza y con elementos reciclables, una careta al estilo Arcimboldo.

Se esforzaron mucho porque sus bolsas quedaron así de increíbles.

Mientras tanto… iban llegando las caretas.

A nuestras composiciones con las cáscaras les estaban sucediendo algo extraño…

¿Qué estaba pasando? Y una vez más recurrimos a nuestro mural de toma de decisiones para solucionar el problema.

El papá de Manuel se ofreció para ir a nuestra clase y explicarlo… pero siempre con la ayuda de Manuel por si se le olvidaba alguna cosilla.

¡Por fin, terminaron por llegar todas las caretas!

Y se fueron organizando por grupitos, para realizar diferentes actuaciones.

Se iban al pasillo, lo hablaban, se organizaban y decidían que iban a hacer, después entraban en la clase para ofrecer al público, que esperábamos impacientes, sus magnificas actuaciones: bailes, canciones, teatritos de cuentos…

A pesar de ser la estación más corta de todas, este invierno nos ha dado para mucho. Pero todavía nos quedaba una actividad más. Con nuestros ovillos de lana, por supuesto.

De la mano de niños y niñas de 6º de Primaria que quisieron, de manera totalmente voluntaria, venir a clase y echar un ratillo con mis niños y niñas… jugando.

Mientras que hemos continuado con la actividad familiar “Cuentos desde la mecedora” todos los viernes, mis niños y niñas también se han animado y comenzaron a llevar cuentos de casa para compartir con sus compañeros y compañeras…

 Por eso, con total valentía y al abrigo de las mantitas, se han atrevido a subirse a la mecedora y nos cuentan cuentos tan increíbles y espectaculares como ellos y ellas.

Leí del cuento: “El invierno” de la autora argentina Claudia Degliuomini, al que he hecho referencia al principio, lo siguiente:

“Este libro destaca por sus ilustraciones, llenas de delicadeza y creatividad. Describe el invierno, pero… de puntillas. A retazos. Como si solo quisiera sugerir la magia que lleva intrínseca, para que cada uno la descubra por si solo e invente su propio significado,…”

Pues eso… invierno….y punto.

¿ME REGALAS UNAS TIJERAS?

-¿Sabes May? Le voy a pedir a los Reyes unas tijeras para cortar mis cosas. (Comentario en Diciembre de David López)

Cuando en Enero, volvimos a clase, nos encontramos con varios regalos que los Reyes Magos nos habían dejado. Y me alegré enormemente, porque uno de esos regalos, llegó en una caja de cartón.

¡¡Pues sí que sabían cosas los Reyes de Tonucci!!

Y se cuela, junto a las tijeras, la siguiente viñeta del maestro.

Fue un regalo muy celebrado, porque a mis niños y niñas, les encantan coger las tijeras y recortar… Sin prisas, con su propio estilo, sin indicaciones previas, con total libertad…

Y me sorprenden con creaciones como estas (regalito de Sara Jara)

Y sin necesidad de pedir permiso, entra el gran pintor Henri Matisse de la mano de un precioso cuento “Las tijeras de Matisse” de Jeanette Winter.

Al igual que Matisse, mis niños y niñas pintaron con tijeras…

¡Y realizaron cuadros fantásticos!

Pero este pintor francés, nos seguiría acompañando durante más tiempo, ya que se decidió que uno de sus cuadros nos serviría de inspiración para celebrar con todo el colegio, el día de la Paz.

Este fue el cuadro elegido “Polinesia, el cielo”

Hablamos mucho de este cuadro y enseguida lo relacionaron con otro pintor que también pintaba “palomas”, Pablo Picasso.

Salieron corriendo para enseñarme la paloma de Picasso en “el dado de la amistad” que tenemos en clase y que hicimos el curso pasado, pero… ¿Dónde estaba el dado? Lo buscaron y lo buscaron. Pero el dado no aparecía por ninguna parte.

Y como hacemos siempre que tenemos que tomar una decisión importante, fuimos anotando todo en nuestro mural de “Toma de decisiones”

Sara Jara nos hizo un precioso dado, las linternas y las lupas llegaron a clase y después de mucho buscar… ¡¡encontraron el dado!!

Evidentemente ese día, hubo muchos y buenos juegos con el dado, ya que las sonrisas, caricias, abrazos, cosquillas… inundaron la clase todo el día.

Pero nos quedaba mucho por hacer. Pensar como le íbamos a dar forma al mural que teníamos que hacer para el día de la Paz.

Y como siempre el maestro Tonucci, nos echó una manita. Y entró en la clase esta viñeta.

Nuestra composición, tenía la enseñanza de Tonucci, la fuerza de Picasso y la originalidad de Matisse.

Y este fue el resultado…

Aparte de este gran mural, mis niños y niñas, realizaron esta ficha en clase.

Llegó el gran día, donde íbamos a ver todos los demás murales que se realizaron, tanto en Infantil como en Primaria.

El trabajo de todo el colegio quedó recogido en este impresionante cuadro. ¡Seguro que a Matisse le hubiera gustado mucho!

¡No quería que se fuera de mi clase, la esencia que se había sentido estos días! Así que mirando al techo, llegó de nuevo la inspiración… ¡en forma de palomas!

¡Dibujadas, recortadas y con mucha purpurina!

Y están donde tienen que estar… ¡colgadas del techo! Porque nuestros aviones de papel se han convertido en preciosas palomas que vuelan por toda la clase… ¡igual que en la viñeta de Tonucci!

Mis niños y mis niñas siguen haciendo palomas. .

Y se las regalan, a quién mejor entiende sus dibujos y sus ideas…

Cuando yo les preguntaba, de manera individual, ¿qué es para ti la paz? No podía ni imaginar que iba a aprender tanto de sus comentarios.

Una de las respuestas que me dieron fue: “La ilusión, jugar y aprender”

¿Todavía dudamos, que es necesario y urgente empezar a escuchar a los niños y a las niñas?

Yo creo en ello firmemente y por eso tengo en clase “El sillón de las cosas importantes”, donde ellos y ellas cuentan, cuando quieren y lo creen oportuno, cosas realmente importantes.

También tienen en el pasillo, un rinconcito para que puedan solucionar sus problemas… hablando.

Unas normas en clase, surgidas de necesidades reales del grupo, y que fueron trabajadas en el Día de la Constitución, a las que siempre recurrimos cuando las necesitamos.

Y si alguna vez, entráis en nuestra clase después del recreo y veis esto…

es que estamos realizando nuestra actividad “ Tenemos un problema” donde ellos y ellas, de manera totalmente voluntaria, van contando las incidencias del recreo: alegrías, penas, peleas, reconciliaciones, juegos.. ¡a veces hasta se atreven a realizar un teatrillo para que yo me entere bien de lo sucedido !

Todo esto es PAZ. Mis niños y mis niñas lo dicen. Y yo les creo.

 

CAJA DE CAJAS

¡Quién me iba a decir a mí, que las siguientes viñetas de Tonucci, llegarían de las mismísimas manos de los Reyes Magos!

Y es que durante la visita que nos hicieron al cole y después de estar un ratito con los niños y niñas, pude tener una conversación muy importante con ellos. 

Me contaron, que ellos también habían estado en Granada para visitar la exposición del maestro Tonucci y que habían visto una caja muy interesante.

Cómo sabían que mis niños y niñas estaban realizando un proyecto sobre él, me enseñaron esto.

Yo al principio no entendía nada, porque me dijeron que les iban a dejar una de estas cajas a cada uno de mis niños y niñas como regalo.

¡Pero es que las cajas están vacías, no tienen nada! ¿Para qué van a querer mis niños y niñas una caja así? Les pregunté yo.

Y ellos, riéndose, me enseñaron 2 viñetas de Tonucci. 

¡Claro, lo comprendí enseguida! Ellos querían que esa caja que llegaría como regalo de Reyes o de Papá Noel (él también estaba informado de todo) fuese convertida en otra cosa.

Imaginación, fantasía, libertad para crear, experimentar con materiales diferentes,… En definitiva…MAGIA.

Y así sucedió. Por eso, cuando volvimos de las vacaciones de Navidad, mis niños y niñas empezaron a llevar a clase sus cajas. Nos contaban que habían hecho, quienes de su familia les habían ayudado y por último nos la enseñaban .

Teníamos que buscarle en la clase un buen sitio para ir guardando esas preciosas cajas hasta que entrasen todas. Y decidimos colocarlas, de momento, en nuestra estantería de cuentos.

A la vez, que iban entrando las cajas, decidí que era buen momento para que mis niños y niñas conocieran las 2 nuevas viñetas de Tonucci. Y entraron así en la clase. 

También iban haciendo algunas cosillas en sus viñetas individuales. 

A nuestro pasillo, incorporamos esta viñeta. 

¿Y la otra viñeta?

¡Es que no podía ser de otra manera! Una caja de cajas. Una caja grande que guardase todas las cajas de los niños y niñas. 

Empezaron  a decorarla con preciosos dibujos… 

Después… lo mejor de todo…. El juego libre. 

Hace poco, leí una de las preciosas leyendas que cuenta Mar Romera (presidenta de APFRATO, asociación pedagógica de Francesco Tonucci de Granada) y me encantaría compartirlas con todos aquellos y aquellas que siguen creyendo en la maravillosa imaginación y creatividad de los niños y de las niñas. Va por ustedes.

Hace ya un tiempo, un hombre castigó a su pequeña niña de 4 años por desperdiciar un rollo de papel de regalo dorado. El dinero era escaso en esos días, por lo que explotó en furia, cuando vio a la niña tratando de envolver una caja para ponerla debajo del árbol de Navidad.

Sin embargo, la niña le llevó el regalo a su padre a la  mañana siguiente y dijo: “Esto es para ti, Papito”.

Él se sintió avergonzado de su reacción de furia, pero éste volvió a explotar cuando vio que la caja estaba vacía.

Le volvió a gritar diciendo:

-“¿No sabes que cuando das un regalo a alguien, se supone que debe haber algo dentro?”

La pequeñita lo miró con lágrimas en los ojos y dijo:

–”Oh papito, no está vacía, yo soplé besos dentro de la caja. Todos para ti, papi.”

El padre se sintió morir. Puso sus brazos alrededor de su niña y le suplicó que lo perdonara.

Se ha dicho que el hombre guardó esa caja dorada cerca de su cama por años y siempre que se sentía derrumbado, él tomaba de la caja un beso imaginario y recordaba el amor que su niña había puesto ahí.

AVIONES DE PAPEL

En Noviembre, llegó el Día de la Infancia y con este día tan importante entró en clase la tercera viñeta de Tonucci. 1

“Militante insobornable del placer de jugar y partidario de la escuela más conectada con la vida de los niños y las niñas”

He leído muchas definiciones sobre Tonucci, pero está me pareció muy apropiada para reivindicar uno de los derechos fundamentales de todos los niños y niñas que nunca deberíamos de olvidar: El derecho al juego.

En la zona del pasillo dedicada al proyecto de Tonucci, preparé esto…2

En clase, hablamos de la viñeta: que veían, de que estaba hecho el avión, quienes iban montado…

Después pasamos al trabajo individual que realizamos en unos días: primero le dieron color a la viñeta, después pegaron su foto y por último, la foto del amigo ó amiga que montarían en su avión.3 4

En la charla que mantuvimos sobre la viñeta, se habló de que el avión estaba hecho con papel y la casualidad quiso, que yo llevará ese día a clase un avión que me había hecho mi sobrino Germán.

Y a partir de aquí comenzó todo.

Todas y todos querían jugar con el avión… ¡pero sólo había uno! y cómo yo no sabía hacerlos, les pedí opinión para ver que podíamos  hacer.

Se decidió pedir ayuda a las familias para organizar en clase… ¡un taller de aviones de papel!

 Y así lo hicimos. Ese día la clase se nos llenó con muchos familiares, que con mucha paciencia nos enseñaron a hacer aviones de papel.

Tuvimos la suerte de contar con niños y niñas de 4º de Primaria, expertos y expertas en la fabricación de aviones, que nos echaron también una manita… 5 6 7 8 9 10

Una vez que terminamos, la clase se quedó vacía y en silencio… 11

¿Queréis saber donde estaban mis niños y mis niñas?

¡Por supuesto! ¡En el patio jugando con sus aviones!12 13

Antes de irse, los familiares me ayudaron a colgar los aviones del techo. 14

Y ahora en nuestra clase disfrutamos de 4 esquinas así de bonitas… 15

Hay muchísimas razones para explicar porque los niños y las niñas tienen derecho al juego. Pero nadie, desde mi opinión, lo explica también como el maestro. Por eso, todos mis niños y niñas, llevaron ese día para casa una fotocopia con la siguiente información:

¡FELIZ DIA DE LA INFANCIA 2016!

DERECHO AL JUEGO

Frases comentadas por Tonucci sobre el juego libre de los niños y de las niñas…

  1. Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando en la primera etapa de vida (de 0 a 6 años).

  2. Mientras el adulto juega para divertirse el niño y la niña juegan para jugar.

  3. Del juego libre solo tenemos que saber lo que nuestros hijos e hijas nos quieran contar.

  4. Tenemos que hacer que nuestros niños y niñas tengan algo que contar.Y esto solo se puede hacer si el niño y la niña tienen tiempo de jugar libremente.

  5. El juego es placer y no soporta vigilancia y acompañamiento.La autonomía es un camino que se enseña poco a poco y debemos fomentarla para que su juego pueda comenzar a ser menos vigilado y acompañado y pase a ser un juego libre.

  6. No sabemos cuánto gana-aprende un niño o una niña jugando.Ni tampoco nos debería preocupar ya que simplemente de la experiencia del juego libre, adquieren conocimientos. Lo importante es fomentar una experimentación variada y rica.

  7. Un juguete bueno es aquel que sin ser nada concreto puede ser todo.Facilitar juguetes a los niños y niñas que aporten variedad de juego tanto para jugar solos/solas o con amigos y amigas, como para poder crear más de un juego con el mismo objeto: el barro, la pelota, piezas de construcción, las muñecas….

  8. Que las familias jueguen con los niños y niñas es perfecto si realmente quieren jugar, sin fingir ni sentirse obligados. Pero tengamos presente que la verdadera necesidad del niño y de la niña, es jugar con otros niños y niñas

  9. Los juegos son seguros si lo utilizan para jugar libremente, es decir: si lo usan para lo que necesitan usar. Por ejemplo: unas tijeras de verdad, si las usan para cortar como las usamos los adultos, serán seguras.

Hace unos días, Laura, una de mis niñas, se me acercó y me dijo:

“May, me gusta mucho la clase, porque puedo jugar mucho”

Y a mí lo que más me gusta, es ver como ellos y ellas se sienten libres para poder jugar mucho.

Nuestro pasillo, al final del primer trimestre quedó así. 16

Creo que el señor Tonucci, estaría feliz de ver como mis niños y niñas entienden sus viñetas y como están disfrutando con este proyecto.

Pero lo más importante… ¡es que lo quieren muchísimo!

?????????????

Y lo expresan así: “Tonucci siempre quiere que los niños y las niñas jueguen mucho”. Sin comentario.

LA CASITA DE LOS CUENTOS

Septiembre 1931. Federico García Lorca inaugura la biblioteca de Fuente Vaqueros con un discurso del que extraemos este pasaje: recuadroLa segunda viñeta de Tonucci que entró en la clase fue la siguiente:1-vineta

Durante mi visita a la exposición “Imaginar la educación. 50 años con Frato “en el Parque de las Ciencias de Granada, me enamoré perdidamente de esto…2

Tal como lo vi allí, lo imaginé en mi clase, y también me imagine a mis niños y niñas jugando y disfrutando con los cuentos.

Por eso, cuando llegó el momento adecuado, decidí preparar un sitio privilegiado en la clase para algo muy especial.3

Esa mañana, recibí, tanto a mis niños y niñas como a los familiares, con música y luces especiales, para que todos y todas pudieran disfrutar de ese momentito.

A partir de ahí, empieza la magia, la ilusión, los juegos y las lecturas…4 5

Pero a la mañana siguiente les tengo preparada otra sorpresa.6

Y se invita a las familias, a que participen en la actividad ¡Anda, deja que te lea un cuento!

Primero, nos preparamos para escuchar el cuento y a continuación les leo el cuento “Si tuviera 2 dragones” de Fabienne Roule.7 8

Uno de los objetivos de esta actividad, es recuperar la tradición de la lectura de cuentos en familia. Por eso se recurre a elementos que invite al recogimiento y a la escucha: mecedora, cojines, mantita, toca…

Al finalizar la lectura, que realicé sentada en la mecedora, se invita a los familiares que lo deseen a poder venir a la clase para leer cuentos.

Ese mismo día, estuvimos hablando sobre la viñeta de Tonucci y fueron llegando también sus comentarios… 9

Colorearon la viñeta mientras me iban respondiendo a mi pregunta… a 10

Los viernes después del recreo, se han convertido en un momento esperado y deseado por los niños y niñas.

Comenzamos en Noviembre y ya han pasado 9 familiares por la mecedora. Los sabemos muy bien, porque su paso por la clase se ha quedado marcado tanto en nuestros corazones como en nuestra casita.11

Abuela, mamás, papás, titas… 12 13 14 15 16 17 18 19 20

Me encantaría que mis niños y niñas recordasen con cariño esta actividad, por eso detrás de su viñeta coloreada, llevan esto…22

Y en nuestro pasillo…21

¿Mi privilegio? Ver como día a día hacen suya la casita, disfrutar observando cómo se manejan dentro de ella y tener la tranquilidad que los cuentos están muy bien cuidados.23 24 25 26

¿Sus atrevimientos? Querer leer cuentos desde la mecedora…

¿Mi sorpresa? ¡¡¡QUE LO HACEN!!! 27 28 29 30

LA ÚLTIMA HOJA DE OTOÑO

Este otoño, se merecía ser despedido por todo lo alto. Por eso, decidimos que nuestra actuación de Navidad, estaría dedicada a él.

Pero empecemos por el principio….

Con las hojas que recogimos en la salida en bici, se plantea esta actividad: Crear entre todos y todas, el cuento…”La historia de una hoja de otoño que se cayó encima de una bicicleta” 1

Yo les inicié el cuento de la siguiente manera:

Erase una vez que se era, la historia de una hoja de otoño que se cayó encima de una bicicleta y… bailó con el viento

¿Qué tenían que hacer?

Una vez elegida en clase una hoja de otoño, la pegaron en su folio… 2 3

En casa, con sus familiares, se inventaron una frase que contaba qué le pasó a la hoja. Y decoraban libremente.4

En clase, se las enseñaban a sus compañeros y compañeras y nos explicaban todo lo que habían hecho y con quién. 5

Y a la hojita le ocurrieron cosas maravillosas… se encontró con un dinosaurio, con un gato, se la comió una vaca, se cayó en un charco…

Por eso, el titulo de nuestra actuación, estaba basado en este cuento creado entre todos los niños y niñas de la clase. Yo simplemente le di un poco de forma… y por arte de magia salió una preciosa historia.

Mis niños y niñas se convirtieron en auténticas hojas de otoños… en preciosas hojas de otoño.6

La bicicleta de Daniela con una preciosa hoja de otoño, formaba parte del decorado, al igual que 2 inmensas hojas de otoño de madera, a las que añadí todo el material que habían realizado mis niñas y niños. Yo me senté en mi mecedora, y empecé a contar el cuento… 7

“Erase una vez que se era, la historia de una hoja de otoño que se cayó encima de una bicicleta y… bailó con el viento”

Nos ayudamos de peluches y de otro material para ir contando la historia. 8 9 10

Y tuvimos la suerte de contar con la ayuda de Manuel y Rosa, alumnado de segundo de Primaria, que estuvieron conmigo en Infantil.11

¿Queréis saber el final del cuento?

La hoja se cayó en un charco.12

Y allí se encontró con otras hojas amigas que vivían en el mismo árbol.13

Claro que no podíamos despedirnos sin cantar e interpretar nuestra canción de otoño… “Los charcos “de Dani Martín que para eso nos habíamos puesto las botas de agua… ¡para poder pisar los charcos!14 15

Por la simbología que tiene para mí y para mis niños y niñas, me gustaría compartir la preciosa felicitación de APFRATO (Asociación Pedagógica Francesco Tonucci) para este nuevo año que acaba de llegar.

Este año reí y lloré, corrí, me caí y me levanté, soñé, hice y deshice, canté, baile, salté, jugué y amé… En fin, viví!!foto-afrato

 

 

OTOÑO LITERARIO

El otoño nos ha dejado experiencias increíbles… tan increíbles y variadas como los colores típicos de esta estación.

Hemos sentido el otoño a través de la poesía recordando a  Federico (García Lorca) y su “Tan, tan” que tanto nos gusta.

Los días nublaitos de lluvia, los hemos coloreado con muchas risas al recitar “¡A dormir, que llueve ya! un regalo de la poeta del alma, Gloria, nuestra Gloria Fuertes.

Seguimos realizando nuestra lectura libre a primera hora de la mañana y antes de salir al recreo… momentitos para compartir cuento con los amigos y amigas. 1 2

Y cuando han querido, han demostrado su valentía leyendo los cuentos traídos de casa .3 4 5 6

Pero sin lugar a dudas, una de las actividades que más éxito ha tenido ha sido “Caja de cuento”

Le quise dar otra vida a unas cajas que entraron en mi clase, así que las preparé adecuadamente para que sirvieran de “casa” durante un tiempo a estos tres cuentos: “Hechizos” de Emily Gravett, “El gato Mateo va de paseo” de Brendan Wenzel y “El cocodrilo al que no le gustaba el agua” de Gemma Merino.

El primer cuento que entró en la clase fue el de “Hechizos”…

“Erase que se era un sapo que quería ser pirata, apuesto príncipe o cualquier cosa que no fuera un simple sapito verde. Entonces, un buen día, descubre un libro de hechizos y decide seguir al pie de la letra sus instrucciones…”

Cuando terminé de leerlo, les pregunté si querían llevárselo a casa…¡¡Evidentemente que si!!! El cuento les había encantado.

Decidí elegir al azar un nombre y salió Irene Prieto, yo quería asegurarme si quería llevarse el cuento así que le volví a preguntar: “¿Quieres llevarte el cuento “Hechizos” a casa?”

¡Claro que sí! Entonces saque la primera caja, con una sorpresa dentro… ¡Nuestra ranita Juana! (la rana Juana es nuestra referencia para las sesiones que realizamos de mindfulness, siguiendo las indicaciones del libro “Tranquilos y atentos como una rana” de Eline Snel) .a b c

 Irene colocó su foto donde quiso y así quedo… 7

Irene se llevo la caja con el cuento para leerlo en casa tranquilamente con su familia, pero además llevaba varias misiones: Tenía que inventarse un hechizo que colocaría en un espacio dedicado a ello por detrás de la caja. También podía decorar la caja si le apetecía. Y cuidar de la ranita. 8

Seguí las mismas rutinas con los dos cuentos elegidos: lectura en clase, mostrar la caja con el peluche protagonista del cuento, explicar la misiones a realizar y ver quién era el primer afortunado ó afortunada para llevarse el cuento a casita. 9 10

Pero lo interesante llegaba cuando venían de casa con la caja:

Nos contaban quién les había leído el cuento y cuantas veces, nos enseñaban la decoración que les habían puesto en la caja, contestaban a las preguntas de sus compañeros y compañeras, incluso, se atrevían a contarnos la parte del cuento que más le había gustado… 11 12 13 14 15 16 17 18

Y lo más importante, el niño ó niña que traía la caja le preguntaba a algún amigo ó amiga si quería llevársela a casa con una pregunta:

“¿Quieres llevarte la caja con el cuento …. (Decían el titulo del cuento)?

Y de esta manera, se fueron llevando a casa las cajas.19

Siempre me gusta darle un punto y final a este tipo de actividades, por eso cuando las 3 cajas estuvieron en la clase, realizamos una última actividad.

Todos los niños y las niñas que se habían llevado a casa la caja del cuento”Hechizos”, se sentaban en una silla y entre todos y todas nos contaban el cuento.20 21

Y lo mismo se hizo con la caja de “El gato Mateo va de paseo” 22 23

Y por supuesto con la del “El cocodrilo al que no le gustaba el agua” 24 25

Dice Gloria Fuertes….

La gente corre tanto

porque no sabe dónde va,

el que sabe donde dónde va,

va despacio,

para paladear el “ir llegando”.

Nosotros y nosotras vamos sin zapatos para disfrutar plenamente del camino. 26

Sé que cuento con la complicidad de mis niños y niñas, pero también necesito seguir contando con mis familias para poder continuar desarrollando este tipo de actividades.

Por ello, os dejo con una de mis canciones preferidas “Ven y camina conmigo” De Enrique Bunbury y Pepe Aguilar.

Os espero en el camino para seguir andando.

 

 

 

 

TOMAMOS LA CALLE

La mejor escuela 

Desconfía de aquellos que te enseñan
listas de nombres,
fórmulas
y fechas
y que siempre repiten modelos de cultura
que son la triste herencia que aborreces.

No aprendas sólo cosas
piensa en ellas
y construye a tu antojo situaciones e imágenes
que rompan la barrera que aseguran existe
entre la realidad y la utopía:

vive en un mundo cóncavo y vacío
juzga cómo sería una selva quemada
detén el oleaje en las rompientes
tiñe de rojo el mar
sigue a unas paralelas hasta que te devuelvan
al punto de partida
coloca el horizonte en vertical
haz aullar a un desierto
familiarízate con la locura.
Después sal a la calle y observa:
es la mejor escuela de la vida.

JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO

La primera viñeta de Francesco Tonucci, llegó de la mano de una canción:

“La bicicleta” de Carlos Vives y Shakira, llevada a clase por David Reina y que ya forma parte de nuestra banda sonora de este curso.

La viñeta en cuestión es la siguiente: 1

Vivir en la ciudad se asocia a vivir entre hormigón y alejados de la naturaleza y no es cierto, en la ciudad convivimos con muchas especies vegetales y animales. En Huelva, contamos con zonas de paseo como la Avenida Andalucía, y por cercanía al colegio, decidimos que sería el lugar perfecto para llevar a cabo la siguiente actividad:

Con el lema “Tomamos la calle” se intentó despertar en los niños y niñas la curiosidad por la observación de su ciudad, no sólo de los elementos arquitectónicos evidentes, sino que se ha  pretendido  que descubran los árboles, los arbustos, sus hojas…

Para ello, se les propone una salida en bicicleta u otro medio respetuoso con el medio del que disponga el niño ó la niña (patinete, patines…), se invita también a los familiares que lo deseen a acompañarnos.

El objetivo general, que los niños y niñas jueguen en la calle, que la tomen y sobre todo que la vivan, mostrándoles de una manera muy divertida el entorno y sobre todo que descubran las inmensas posibilidades de juego que hay.

Para realizar todas las actividades llevadas a cabo a partir de esta viñeta, he contado con el apoyo y la ayuda de  Mª Paz Ruiz Suárez, monitora y animadora infantil, conocedora y amante de la naturaleza.

Lo primero que se realizó fue la presentación en clase de la viñeta de Frato. Después de mucho hablar, rescaté algunos de sus comentarios que iba colocando en “el pienso” del pasillo… (Tito me ha dicho que eso se llama así).2

Y les pregunté si querían realizar una salida con sus bicis… ¿Sus respuestas?

Aplausos, gritos, abrazos…. ¡Pues sí! La propuesta fue todo un éxito.

Pero antes de poder realizarla teníamos que prepararla muy bien.

Lo primero, fijar una fecha, la cual fue anotada en nuestro calendario de clase.

Lo segundo, ver que nos íbamos a llevar.

Para elaborar y preparar este material, contamos con la colaboración de Mª Paz, que por supuesto llegó en su bicicleta, y con niños y niñas de 5º de Primaria.a

Dividimos la clase en 3 grupos, que fueron rotando por los 3 talleres acordados.

En el primer taller, se construyeron telescopios terrestres a partir de materiales reciclados. ¡Teníamos que observar todo con mucho detalle! 3 4 5

En el segundo taller, se crearon pancartas con eslóganes alusivos a la bicicleta. Estos eslóganes fueron llevados por los niños y niñas de 5º de Primaria. Mis niños y niñas elegían el que más le gustaban ó hacían un dibujo libre. Después les poníamos una tirita (¡para que las familias no se preocupasen!) y lo colocábamos en nuestra bolsa de tela.6 7 8 9

En el tercer taller, que se realizó, en el pasillo, se decoró libremente, las bolsas de papel, que íbamos a llevar para la recogida de objetos.10 11

Por último, guardamos todo en nuestra bolsa de tela y nos la probamos. ¡Todo listo!12 13 14

Pero no contábamos con que el tiempo nos iba a jugar una mala pasada. ¡El día elegido para nuestra salida iba a llover!

Realizamos en clase una asamblea, para ver que podíamos hacer. Así que en nuestro mural, de “Toma de decisiones” fuimos anotando todo lo decidido…15

La mejor solución, llegó de la mano de Sara Jara: Cambiar de día. Por eso, los maestros del calendario, decidieron anotar el nuevo día.16

¡¡Por fin el gran día!! Y mis niños y niñas fueron llegando, con sus bicis, sus patines, sus bolsas colgadas… y con algo verde de ropa.17 18

Primero dimos una vuelta a la avenida en nuestras bicis, siempre con Mª Paz a la cabeza, y nos íbamos parando para hablar, de árboles, de pájaros…19 20 21

Después otra vueltecita andando. Con nuestros telescopios para ver todo estupendamente y con nuestras bolsas de papel para ir recogiendo cositas…22 23 24

Una paradita para la merienda… 25

Una asamblea para hablar de todo lo vivido… 26

Un baile con nuestra canción del otoño “Los charcos” de Dani Martin…27

 Tiempo para descubrir, tiempo para experimentar… 28 29 30 31

Y vuelta a clase.32

Allí, con más tranquilidad, fuimos viendo todo lo que habíamos recogido y la clase se nos fue llenando de olores nuevos… 33 34

Y a continuación un dibujo de nuestra salida, por detrás de nuestra viñeta de Tonucci… 35 36

Días más tarde, nos acercamos a la clase de 5º de Primaria para darles las gracias por su ayuda en los talleres.37

Y ya de camino, nos fuimos un ratito a un patio del cole que nos encanta y que el curso pasado habíamos visitado para pisar hojas de otoño. Estuvimos abrazando a los árboles y diciéndoles cosas bonitas. 38 39

Y Mª Paz volvió. Pero no lo hizo sola. Fue acompañada por su bici y por Ana, una niña de 3º de Primaria… ¡que va al cole en bici! 40

Nos contaron muchas cosas de las bicicletas. 41 42

Jugamos al juego ¿Qué pasaría si a la bici le falta…? En nuestro mural de clase “las partes y el todo” 43

¡Antonio hasta se atrevió a dar una vueltecita en la bici! 44

Teresa nos sorprendió una mañana con una cajita, donde llevaba todo esto… 45y la clase se vuelve a llenar con olores nuevos.

Nos contó que lo había cogido en el huerto de su abuelo, y nos los fue presentando… 46

¿Después? A jugar, a tocar, a oler… 47

Y el cuadro de otoño del pintor Arcimboldo entró en la clase… ¡Nos reímos mucho inventando caras! 48 49 50

Muchas gracias a todos y todas, que habéis contribuido a que mis niños y niñas puedan disfrutar de todas las actividades llevadas a cabo.

Gracias a Mª Paz por enseñarnos tantas cosas que amas… Y gracias por este precioso texto:

 “Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. Quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas, nada sabe acerca de las uvas.”

PARACELSO

El rincón del pasillo destinado al maestro Tonucci, queda inaugurado.51

MAESTRO TONUCCI

 

“Educar no es una tarea fácil. La educación necesita una reflexión constante y una renovación permanente. Y para ello es muy conveniente disponer de espejos que devuelvan la imagen de lo que no se hace bien. El humor es uno de los espejos más importantes lo que desde hace medio siglo viene haciendo FRATO.”

Después de visitar la exposición “Imaginar la educación. 50 años con Frato “en el Parque de las Ciencias de Granada, me decido este curso a realizar el proyecto: “¡Maestro Tonucci! Imaginar la educación con…”

Se parte con cierta ventaja, ya que mis niños y niñas conocen al maestro desde el curso pasado… El precioso barco que me regaló para que fuera el diploma de Infantil de mi anterior grupo de niños y niñas, estuvo con nosotros y nosotras en la clase dando color y calor a nuestra biblioteca.1 2

Durante este curso, todos los proyectos y actividades que se lleven a cabo, tanto en la clase como fuera de ella, estarán basados en el pensamiento educativo de este autor.

A través de algunas de sus viñetas, trabajaremos su concepto de la educación basado en: el respeto y  la escucha a niños y niñas; y en el valor de la participación con el fin de fomentar el aprendizaje y promover la curiosidad.

Al igual que la exposición que visité, este proyecto será una oportunidad para mostrar la inteligencia y creatividad de los niños y niñas, así como su capacidad para aprender y construir y  por supuesto para  pensar, discutir… y todo esto enfocado a imaginar un cambio.

La primera vez que escuché a Francesco Tonucci en una conferencia, se me quedó grabada esta frase: “No se puede hacer una escuela sin saber lo que piensan los niños”

Por ello, y para empezar con las motivaciones hacia el proyecto de este curso, decidí poner en la puerta de mi clase esto… 3

Siempre tengo la misma cantidad de miedo que de emoción cuando inició un proyecto, pero con este además, tengo un profundo respeto.

Hablamos de la viñeta; quién era, que estaba haciendo… ¡y por supuesto que lo conocían porque enseguida lo relacionaron con “el del barco”!

Esta primera viñeta de Tonucci, evolucionó de la forma siguiente…4 5 6

Desde la primera motivación que se hace, se sabe si un proyecto va a funcionar o no: sus grititos, sus frases, sus opiniones… sus miradas. 7

Mis niños y niñas tienen una carpeta, donde van a ir metiendo todas las viñetas que vamos a trabajar. Y por supuesto hemos empezado por la portada…

Hemos coloreado, libremente, la viñeta; hemos puesto el titulo del proyecto: “¡Maestro Tonucci! Imaginar la educación con… (cada niño y niña ha puesto su nombre) y después por detrás de la viñeta, yo les he ido anotando los comentarios que ellos y ellas me han ido haciendo.8 9 10

He leído esta definición sobre Tonucci “Un entrañable abuelo con barbas de Papá Noel que trae caramelos en otoño a unos adultos que casi nunca se los quieren aceptar”

Partiendo de la base que este pedagogo e investigador italiano ha dedicado toda su vida a defender, por encima de todo, los derechos de los niños y de las niñas, me parece razón suficiente para que todos los niños y las niñas conozcan a este maestro.

Daniela dice que “Tonucci siempre está pensando en nosotros” y Bea que “Es un maestro de todos los niños y de todas las niñas”.

En mi clase, este curso nos vamos a ir comiendo, despacito muy despacito, todos los caramelos que nos regale Tonucci.

 

Anteriores Entradas antiguas

Entradas recientes

Estadísticas del blog

  • 22,478 visitas
CONTIGO APRENDÍ

El Blog de May Abril

Blog de Catherine L'Ecuyer

El Blog de May Abril

Biblioabrazo

Blog sobre biblioteca escolar y literatura infantil.